Radioterapia, qué es y cómo actúa contra el cáncer

Radioterapia, qué es y cómo se usa en el tratamiento contra el cáncer

radioterapia
Compartir
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Durante años, la quimio y la radioterapia, también la inmunoterapia, han sido los tratamientos claves para tratar el cáncer. Actualmente, la medicina ha avanzado bastante en este terreno y podemos hablar de otro tratamiento revolucionario, que es el que investiga la Dra. Elisabeth Arrojo en España: la hipertermia electro-modulada. Considerado por muchos expertos como terapia única, la Dra. Arrojo mantiene firme la opinión de que lo más frecuente e indicado es utilizarlo de manera combinada con los tratamientos oncológicos que mencionábamos previamente. Por eso, hoy os vamos a hablar un poquito más de la radioterapia: qué es y cómo se utiliza contra el cáncer. 

La Radioterapia

Se trata de un tratamiento que utiliza la radiación en altas dosis (rayos X, rayos gamma, rayos de electrones o de protones) para eliminar las células dañadas y reducir tumores. Esto se consigue porque, tras aplicar la radioterapia, se daña el ADN de estas células y, por tanto, no pueden seguir dividiéndose. En cualquier caso, su acción no es inmediata, requiere de diversas sesiones; es más, las células cancerosas siguen muriendo incluso meses después de terminar con el tratamiento. 

La dinámica que plantea la radioterapia supone que en ocasiones se use como terapia única, otras combinada y otras de forma paliativa – para reducir el tamaño del tumor y aliviar los síntomas -, y conseguir mejorar la calidad del paciente. Todo dependerá siempre del tipo de cáncer que se padezca. 

Cómo se aplica el tratamiento

Existen diversos tipos de este tratamiento. El más frecuente es la radioterapia con haz externo: a través de una máquina fuera del cuerpo llamada acelerador lineal o ‘linac’ y que aplica la radiación. Se puede tratar grandes áreas del cuerpo; todo se ajustará -el tamaño y la forma del haz- mediante un programa informático que permite centrarse en el tumor, sin afectar al tejido sano. 

Por otro lado, se encuentra la radioterapia interna o braquiterapia, cuyo propósito es introducir el material radioactivo en el cuerpo – directamente en el cáncer o tejido que lo rodea-. Se trata de unos implantes que pueden ser temporales o incluso permanentes (pequeñas semillas de acero que contienen el tratamiento). 

Asimismo, también haremos mención a la radiación sistémica, tratamiento que se administra intravenoso o incluso de forma oral (por la boca). La sustancia radiactiva se encuentra en pequeñas cápsulas que, en este caso, aunque recorren todo el cuerpo, se acumula únicamente en el área del tumor. Por tanto, tiene un efecto mínimo en el resto del cuerpo. Aunque sí deja su efecto. 

Profesionales

Son muchos los especialistas que forman el equipo médico de oncología. Durante la radioterapia, se encuentra el oncólogo especialista en radiación, llamado radioncólogo,  que es el profesional que administra la radioterapia para tratar el cáncer; y que estará también acompañado por el físico especialista en el tratamiento (que se encarga de que la radiación funcione adecuadamente), el dosimetrista (que ayuda a plantear el tratamiento), el radioterapeuta (indica la posición en la que debemos colocar nuestro cuerpo) y la enfermera (cuya preparación especial nos guía en cómo debemos actuar después de cada sesión).

Tras una primera cita donde el radioncólogo determina si el paciente es un candidato óptimo para este tratamiento (revisión del historial médicos y rayos X), el médico será el encargado también de decidir las dosis óptimas de la terapia, según el tipo de cáncer, para optimizar al máximo la efectividad y minimizar cualquier daño en el tejido sano. Una vez que se empiezan con las sesiones, el profesional hace un seguimiento de la evolución del paciente. 

En esta andadura, le acompaña también la figura del técnico de rayos, que abarca todas las áreas específicas de radiodiagnóstico: desde las radiografías hasta la exploración del cuerpo por TAC (Tomografía Axial Computarizada) y Resonancia Magnética o la exploración de medicina nuclear.

Noticias

15 de septiembre: Día Mundial del Linfoma

Los calendarios siempre se llenan de fechas y eventos significativos. Y este 15 de septiembre no podía ser menos: se celebra el Día Mundial del