Las pelucas oncológicas dulcifican la etapa del tratamiento

Las pelucas oncológicas dulcifican la etapa del tratamiento

Parte-interna-de-una-peluca-oncologica-tejido-hipoalergenico
Compartir
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Las pelucas oncológicas son una ayuda inestimable para las personas que están pasando por el proceso terapéutico tras el diagnóstico oncológico.

🌆Los tratamientos oncológicos de INMOA no producen efectos secundarios

Los tratamientos que realiza INMOA, del que la Oncothermia es el más representativo, no producen efectos secundarios.

Asimismo, constituyen un refuerzo muy eficaz y eficiente para el éxito de la quimioterapia, radioterapia u otros tratamientos oncológicos que son necesarios para derrotar a la enfermedad.

Lo cierto es que tanto la quimioterapia como la radioterapia pueden conllevar un efecto secundario no demasiado agradable, como es la pérdida de cabello.

🌆El bienestar psicológico del paciente es importante para nosotros

En INMOA sabemos que el bienestar psicológico del paciente es fundamental y contribuye enormemente al buen fin de los tratamientos.

Por ello hemos decidido sumergirnos en el mundo de las pelucas oncológicas y conocer un poco más acerca de este tema.

Para ello contamos con la ayuda de un profesional que conoce en profundidad los detalles de la experiencia que supone comenzar y tomar la decisión de encargar una peluca oncológica.

🌆Hablamos con Roberto Tejeiro, profesional del sector y gran conocedor de las pelucas oncológicas

Roberto Tejeiro Pariente regenta en Gijón el negocio “Hola Rober Hair Club”, en el que frecuentemente atiende a personas que buscan pelucas oncológicas.

Años de profesión y una dilatada experiencia profesional le han llevado a ayudar en este campo a pacientes por toda España, por lo que nos hemos puesto en contacto con él para conocer un poco más acerca el tema que nos ocupa.

Él insiste en que le llamemos Rober, por lo que nuestro primer contacto y saludo reproduce, indefectiblemente, el nombre de su proyecto.

Muchas gracias por atendernos Rober. No deja de ser curioso que tanto tú como la Doctora Elisabeth Arrojo, directora médica de INMOA, sois oriundos de Asturias

Sí, ¡qué casualidad! Yo soy natural de Oviedo, pero llevo en Gijón toda la vida.

¿De dónde procede el nombre de tu negocio? Creo que hay una bonita historia detrás

Sí, así es. Tanto el nombre como el logo procede del diseñador Davidelfin, del que soy gran admirador y que falleció hace unos años por tumores cerebrales.

Era la forma en la que él me saludaba, y acabó siendo el nombre de mi negocio con la grafía característica y única que él tenía.

• ¿Por qué decides comenzar hace años con las pelucas oncológicas?

Yo, como profesional del mundo de la imagen, creo que es muy importante sentirse bien física y psíquicamente durante un proceso tan duro como es una enfermedad de cáncer y un tratamiento tan agresivo, pero necesario, como es la quimioterapia

• ¿Cómo encuentras, desde el punto de vista anímico, a los pacientes que se dirigen a ti?

Desde mi experiencia puedo decir que me he encontrado con gente que afronta de maneras muy diferentes las secuelas de esta enfermedad, y eso incluye la pérdida de cabello y cejas.

«La primera toma de contacto es muy importante que haya un ambiente tranquilo y privado, explicar los tipos de peluca que hay y encontrar la pieza idónea«.

Yo procuro aconsejar, desde mi experiencia, lo mejor para persona, pues tenemos cabello natural o sintético.

• Las pelucas tienen a veces un acabado que puede ser muy diferente al cabello que tenía el paciente. ¿Cómo reaccionan los clientes al utilizar pelucas oncológicas por primera vez?

Lo cierto es que hoy tenemos por pelucas muy naturales que no se nota absolutamente nada que no sean el cabello del paciente.

«Los acabados de las pelucas oncológicas son totalmente indetectables, antialérgicos, y confortables.«

Personalizar este tipo de trabajos es importante. No todo vale para todas las personas. Yo siempre ofrezco lo mejor en todos los sentidos: que sea cómodo, fácil de poner y que tenga gran durabilidad.

Hay clientas y clientes (no nos olvidemos de los hombres, que también sufren las secuelas de estos tratamientos), que buscan pasar desapercibidos, y solicitan pelucas idénticas a su imagen antes de este proceso.

En cambio, otras personas aprovechan el momento para cambiar de look y comprarse una peluca totalmente diferente a su cabello, o también adquirir algo que les gusta pero que en su propio pelo no se lo harían nunca, bien sea por cortes o colores.

Por otro lado, no hay que olvidar que también requieren un mantenimiento, ser lavadas y cuidadas.

• Cuéntanos alguna anécdota que recuerdes durante estos años

Tuve un caso particular de un cliente, un señor que estaba con quimioterapia, y no quería ir a la boda de su hija sin pelo.

Hay que tener empatía y llegar a encontrar lo que cada uno necesita para que le sea más llevadera la situación. Le aconsejamos qué pedir y al final le encantó la peluca, porque pudo ir a este importante acontecimiento como era antes.

Roberto Tejeiro experto en pelucas oncologicas
¿Realizas algún tipo de acción solidaria en relación con las pelucas oncológicas?

Hay peluquerías, como la nuestra, en las que recogemos cabello natural para asociaciones y donarlo.

Estas asociaciones también ofrecen pelucas que ya han sido utilizadas para personas de bajos recursos económicos. Yo creo que es un derecho llevar una peluca por parte de quien lo necesite, ya que puede acabar en trauma o repercutir en la salud, al no encontrarse bien.

Hay que tener en cuenta que no hay que olvidar que no todos pueden permitirse la compra de una peluca por su elevado coste.

El precio de una peluca oncológica es de 1000 euros para arriba, incluso de 3000, 4000 euros o 5.000. Es muy, muy caro.

«A título personal, y dentro de mis posibilidades, intento aportar mi granito de arena a la causa, ofreciendo a mis clientes la peluca a precio de coste, al precio que yo la compro, sin obtener ningún tipo de beneficio de la pieza. Es mi forma de contribuir y sentirme bien conmigo mismo

Aunque no gano con ello, atiendo a la persona que quiere la peluca, con toda la carga emocional que eso conlleva y que también me afecta, lógicamente.

Aún en esta situación, como soy la persona con la que el usuario tiene contacto, también me toca responder de la pieza si no sale buena o si se le empieza a caer el pelo.

Yo no obtengo ningún beneficio con las pelucas oncológicas, solo cobramos cuando el cliente viene a lavar y adecentar la peluca, y una cuantía mínima.

• Muchas gracias Rober por acercarnos a este tema y atendernos, mucha suerte. Es agradable saber que hay personas que ayudan a las personas con cáncer en estas situaciones.
Testimonios de vida y anecdotas e historias de los pacientes de inmoa
Noticias

Testimonios de vida de nuestros pacientes

Anécdotas e historias de los pacientes de INMOA que son puros testimonios de vida Hace poco he tenido la oportunidad de conversar con Diego, coordinador